Archipiélago Chinijo: Islotes de Canarias

la graciosa

Al norte de la isla de Lanzarote se esconden un grupo de pequeñas islas que en muchas ocasiones pasan desapercibidos para aquellos turistas que visitan la isla. Este conjunto de islotes de Canarias es un espacio natural protegido de 700 kilómetros cuadrados, que constituye la mayor reserva marina de toda Europa.

Desde el Mirador del Río, ubicado en el Risco de Famara, a unos 400 metros sobre el nivel del mar, se puede ver con claridad este espectacular archipiélago en miniatura. También se puede observar la reducida franja de mar que separa La Graciosa de Lanzarote, ideal para la desconexión y el disfrute en un ambiente de calma absoluta.

Con este artículo, queremos que conozcas lo que te espera más allá de ese turismo convencional que puede ofrecerte Lanzarote, te espera una experiencia única y de una enorme belleza, en islotes vírgenes que te transmiten una calma y una paz que pocos lugares en el archipiélago dan.

Descubre los Islotes de las Islas Canarias

Los islotes de las Islas Canarias constituyen el Parque Natural del Archipiélago Chinijo (en el lenguaje local viene a significar «pequeño») declarado en 1.986, siendo el primer parque natural marítimo-terrestre de España, donde habitan diferentes especies protegidas y endémicas de las Islas Canarias.

En este aspecto, las isla e islotes de Canarias tienen un importante valor biológico, lo que ha provocado su declaración como Zona Especial de Protección para las Aves. Entre las aves que habitan los islotes de Canarias, podemos destacar el pechialbo, la pardela cenicienta o el águila pescador.

A parte de las aves, también habitan una abundante cantidad de especies marinas como meros o langostas que solo se encuentran en sus inmediaciones.

Las playas, de arena blanca y aguas cristalinas y la gran diversidad de sus fondos marinos, las hacen ser el principal reclamo para disfrutar de la tranquilidad de este paraje salvaje.

A todo ello, le podemos sumar el importante valor arqueológico que atesoran, ya que en ellas se encuentran restos de huevos de aves prehistóricas que habitaron los islotes.

El mapa islotes de Canarias se compone de 3 islotes y 2 islas: La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste, siendo la de mayor longitud e importancia La Graciosa.

A continuación, te contamos más acerca de cada uno de ellos:

archipielago chinijo

1. La Graciosa

Es la mayor de las islas que componen el archipiélago. Tiene una extensión de 27 kilómetros cuadrados y está separada de Lanzarote por el estrecho del río. Cuenta con alrededor de 700 habitantes repartidos en dos núcleos poblacionales: Caleta de Sebo y Pedro Barba.

El turismo es la principal fuente económica junto con la pesca, gracias al encontrarse muy cerca del mayor banco de pesca del mundo. Es de los islotes de Canarias con mejores playas, de una enorme belleza, le hacen ser uno de los principales reclamos de la isla. También destacan las edificaciones típicas de la isla, hechas de muros gruesos y sus calles sin asfaltar, con arena de playa que le otorgan un encanto especial.

2. Alegranza

Esta isla es la que ocupa el punto más al norte del archipiélago canario y la segunda más grande del archipiélago chinijo. No está habitada, lo cual la convierte en un paraíso totalmente salvaje y virgen.

Su máxima altura se encuentra en La Caldera, con 228 metros sobre el nivel del mar. Sus aguas, cristalinas, cuentan con una abundancia de peces que la hacen ser una fuente de biodiversidad.

3. Montaña Clara

De los principales islotes de Canarias es el más pequeño, con una extensión de 2,7 kilómetros cuadrados. Está situada entre La Graciosa y Alegranza, su máxima altitud es de 256 metros sobre el nivel del mar, La Mariana.

Su nombre se debe a la claridad que tiene toda la superficie del islote. Es la principal colonia de cría de aves marinas como el Halcón Leonor o los Paiños.

4. Roque del Este

Es de los islotes de Canarias que se encuentra más alejado de Lanzarote, a unos 12 kilómetros. Su origen es netamente volcánico, son los antiguos restos de un cráter derruido por los efectos del mar y ocupa solo 7 hectáreas de terreno.

Principalmente lo que destaca de estos islotes de las islas Canarias es su cueva submarina, que lo recorre de norte a sur, con 100 metros de longitud y con un diámetro de 5 metros.

5. Roque del Oeste

Popularmente conocido como «roquete» es de los 6 islotes de Canarias, el más pequeño de todos, solo tiene 0.06 kilómetros cuadrados y una altura máxima de 41 metros. Conocido también como el islote del infierno, por su aspecto y color negro que le da un toque desapacible.

Alegranza

¿Islas o Islotes? Diferencias

La principal diferencia entre una isla y un islote es su tamaño. Los islotes son pequeñas islas donde normalmente no reside nadie y que, por lo tanto, mantienen prácticamente intactas su flora y fauna, convirtiéndolos en lugares vírgenes y salvajes.

Por el contrario, las islas son de un mayor tamaño, es un espacio de tierra firme, rodeada en muchos casos de una masa de agua de tamaño menor que un continente. Al contrario de los islotes de Canarias, las islas están habitadas y su ecosistema si ha estado más o menos modificado por la acción humana.

Por lo tanto, las principales diferencias entre islas e islotes son:

  • Tamaño
  • Habitabilidad
  • Ecosistema intacto

Conclusión: Lo esencial viene en frascos pequeños

En muchas ocasiones tendemos siempre a ir a lo más conocido, a lo más grande y a lo que, en cierta manera, nos ofrecen los diferentes portales turísticos o agencias de viajes. Pero si somos capaces de tener un poco de curiosidad y de ver más allá de ello, podremos encontrar hay mucho más, hay parajes de ensueño que seguramente no podíamos imaginar que existieran.

Conocer los islotes de Canarias es una forma perfecta de realizar un viaje minimalista, de ir con lo puesto, de descubrir lugares salvajes y únicos, encontrarse con una fauna única en el mundo y todo ello, a escasos kilómetros de la isla de Lanzarote.

En definitiva, conocer y disfrutar de los islotes de Canarias es una buena opción para descubrir lugares que no han sido modificados en exceso, o nada, por la mano del hombre, manteniendo intactas sus Por que como dice el dicho, «lo bueno si breve, dos veces bueno».