5 caminos reales en Gran Canaria

caminos reales gran canaria

Gran Canaria es una isla en la que se puede encontrar una gran diversidad de paisajes, con un contraste sin igual, que no verás en otra parte del archipiélago. Los caminos reales de Gran Canaria te harán descubrir rincones únicos que de otra manera no pueden ser vistos, experimentar la belleza de estos paisajes, con sus matices debido a la gran variedad de microclimas y microsistemas que albergan los diferentes pueblos.

La «isla redonda» es más que un enclave de sol y playa, incluso de fiestas, tan importantes para el desarrollo económico y turístico, esconden mucho más, lugares con un encanto especial, con paisajes que te atraparán desde el minuto uno gracias a esos caminos reales que atraviesan la isla de punta a punta y la variedad de vegetación que te puedes encontrar durante el camino.

Por lo tanto, en el siguiente artículo queremos mostrar aquellos caminos reales de Gran Canaria más atractivos, desconocidos para el turista que nos visita, que guardan secretos y paisajes únicos.

Los 5 caminos reales más importantes de Gran Canaria

Los caminos reales con los que cuenta Gran Canaria han sido rehabilitados en su totalidad en los últimos años. Muchos de ellos, eran las principales vías por donde los antiguos habitantes de la isla circulaban por ella, de camino a otros pueblos.

Sin embargo, la acción del tiempo y el abandono provocaron su deterioro hasta el punto de tener que ser rescatados. Caminos reales que partirán de un epicentro, la Cruz de Tejeda y de ahí, se dispersan los caminos reales de Gran Canaria, de norte a sur y de este a oeste.

Son casi 700 kilómetros de caminos protegidos, muchos de ellos son accesibles o se han acomodado para transitar sobre ellos, otros son más difíciles para acceder o caminar por ellos, encontrándose en zonas donde la escalada se convierte en la protagonista para poder seguir el sendero.

A continuación, te vamos a mostrar los 5 caminos reales más importante de Gran Canaria y la importancia que han tenido a lo largo de los años en la conexión con los diferentes pueblos de la isla y en la actualidad como atractivo turístico.

1. Garañón-Ayagaures

Es una de las rutas más importantes de la isla que conectaba a toda la comarca del sur con la del norte, atravesando todo el entramado de barrancos de la zona dentro de la isla.

Asimismo, fue una de las vías de tránsito para arrieros y campesinos que llevaban su producción a todas las localidades de la cumbre y de la costa.

La ruta comienza en la zona oeste de la Caldera de las Tirajanas, siempre en dirección sur, internándose en el propio pinar para llegar al caserío de Las Tederas, en el cauce del barranco. En algunos tramos de este camino real de Gran Canaria , se pueden apreciar unas hermosas vistas de todo el barranco con el mar de fondo.

2. Cumbre-Costa oeste

Camino que va desde el municipio de Artenara hasta la Aldea de San Nicolás. Se trata de uno de los caminos más antiguos, utilizado por los antiguos habitantes de Artenara para unir el pueblo con los de la comarca oeste o noroeste.

Su extensión es de unos 20 kilómetros y recorrerlo se tardan unas 7-8 horas aproximadamente, con un desnivel para tener en cuenta, se pasa del punto más alto a 1.900 metros a estar al nivel del mar, sobre todo para aquellos que no están muy acostumbrados a caminar por estos senderos.

El sendero se encuentra en perfecto estado y no presenta una dificultad muy grande para ser transitado. La diversidad de paisajes con los que se encuentra el senderista por el camino lo convierten en una de las mejores rutas de la isla, con un marcado contraste entre paisajes húmedos y frondosos con lugares más desérticos.

  • Dificultad: media
  • Distancia: 20 kilómetros
  • Duración: 8 horas

senderos reales gran canaria

3. Circular Salto del Perro-Presa de las Niñas

Es uno de los caminos reales de Gran Canaria que te van a llevar por las dos grandes presas de la isla. La ruta comienza en la presa del Salto del Perro, situada muy cerca de la GC-605 que va desde Mogán hacia la Presa de las Niñas, siguiendo un camino de acequias que desemboca en la presa.

Uno de los atractivos de la ruta, es que desde un punto del camino, se puede disfrutar una panorámica espectacular de la Presa de Soria y de todo el entramado hidráulico que hay para el aprovechamiento de la escasa agua que cuenta esta parte de la isla.

Además, podrás encontrarte con burbujas volcánicas, algunas de un tamaño bastante considerable, cuevas destinadas al pastoreo tanto para guardar ganado como para refugio de los propios pastores.

  • Dificultad: fácil
  • Distancia: 7,5 kilómetros
  • Duración: 3 horas

4. Fataga-Fortaleza de Ansite

Es una de las rutas senderistas de Gran Canaria que no es circular, por lo que debes volver sobre tus pasos si quieres volver al punto de partida.

No se trata de un camino muy duro, salvo por el desnivel que hay al principio, 300 metros que se enfrentan en el primer kilómetro, dejando atrás Fataga. El resto del sendero no presenta una dificultad muy excesiva.

Lo más espectacular de estos caminos reales de Gran Canaria, es que, al finalizar, podrás disfrutar de unas vistas espectaculares de la Fortaleza de Ansite.

  • Dificultad: media
  • Distancia: 7,5 kilómetros
  • Duración: 4 horas

5. Circular Ruta del Queso-Caldera de los Pinos de Gáldar

Es una ruta poco conocida pero muy variada, transcurriendo por diferentes paisajes con una variedad de vegetación (Nogal, Pino, Castaño, etc.) que la convierten en una ruta más que atractiva.

La salida tiene lugar en Fontanales dirección los Pinos de Gáldar, conectado con las rutas de las queserías de Moya. En el camino podemos encontrarnos rebaños de ovejas y cabras que pastorean por la zona.

  • Dificultad: media
  • Distancia: 9 kilómetros
  • Duración: 4 horas

caminos gran canaria

Conclusión: Los caminos reales, las arterias de Gran Canaria

Los caminos reales que transcurren por toda la geografía isleña antaño fueron las principales vías por donde sus habitantes se trasladaban de un lugar a otro. Al no haber carreteras, estos senderos se convirtieron en las arterias principales de Gran Canaria, para conectar la capital con las medianías o el sur.

Con el paso de los años, estos caminos fueron cediendo terreno en favor de las carreteras modernas que conocemos hoy en día, pasando a un segundo plano, algunos de ellos abandonados.

En los últimos años y gracias al empeño de las instituciones, se han ido recuperando algunos de estos senderos, limpiándolos y equipándolos para recuperar una de las señas de identidad de la isla, para ser disfrutado tanto por los habitantes como por los turistas.

En definitiva, los caminos reales de Gran Canaria son los trazos de la historia de la isla o la historia de cómo se desplazaban los campesinos para transportar sus mercancías a todos los puntos de la isla, por lo que se antoja como algo crucial el mantenimiento y la puesta en valor de estos senderos que esconden una Gran Canaria salvaje.