Gentilicios de Canarias

Los nombres de un lugar son una prueba fehaciente de la historia del mismo. Y en el caso del archipiélago canario también es así. Por eso, en este artículo descubriremos de dónde proceden los gentilicios de Canarias para conocer un poco más de la idiosincrasia de las islas.

 

Así, comprobaremos la procedencia variada de la toponimia de las islas Canarias: desde el origen latino de algunas, pasando por las raíces aborígenes de otras hasta la etimología de otras lenguas. ¿Qué te parece si comenzamos a descubrir los orígenes de los gentilicios canarios?

Resumen de los gentilicios de las Islas Canarias

Como hemos dicho con anterioridad, la procedencia de los nombres canarios es muy diversa. Sin embargo, antes de entrar en materia veremos un listado rápido de los gentilicios isleños:

 

  • Islas Canarias: canario y canaria
  • Isla de El Hierro: herreño y herreña
  • Isla de Fuerteventura: majorero y majorera
  • Isla de Gran Canaria: grancanario y grancanaria o canarión y canariona
  • Isla de La Gomera: gomero y gomera
  • Isla de la Graciosa: graciosero y graciosera
  • Isla de La Palma: palmero y palmera
  • Isla de Lanzarote: lanzaroteño y lanzaroteña o conejero y conejera
  • Isla de Tenerife: tinerfeño y tinerfeña o chicharrero y chicharrera

Gentilicio de El Hierro

Aunque existen diferentes hipótesis sobre la etimología de El Hierro, parece ser que su nombre actual proviene de la forma de herradura de El Golfo en la parte septentrional de la isla. Así, los actuales habitantes son conocidos como herreños.

 

Sin embargo, en la obra de Plinio el Viejo denominada Naturalis historia, esta isla era conocida como Capraria en tiempos de los romanos. Sea como fuere, los bimbaches (los antiguos aborígenes de la isla) la llamaban Eseró o Heró, “muralla rocosa”.

Gentilicio de Fuerteventura

Dice la tradición que el topónimo de Fuerteventura se debe al azote del viento en la misma o a los riesgos náuticos de su costa. Es posible que también hiciera referencia a la gran fortuna, riqueza o prosperidad de la isla.

 

Sin embargo, los antiguos aborígenes de la isla la llamaban Erbania, que estaba dividida en dos partes: Jandía y Maxorata. Es de esta última de donde deriva el gentilicio actual de los habitantes de la isla: majoreros.

Gentilicio de Gran Canaria

Los antiguos habitantes de la isla la conocían como Tamarán. Ahora bien, su nombre actual proviene de la existencia de perros (canes) de gran talla existentes en la misma en épocas antiguas. Como curiosidad, no se sabe de dónde proviene el aumentativo gran.

 

Así, los antiguos aborígenes eran conocidos como canarios. Este término ha seguido usándose para hacer referencia a los habitantes de Gran Canaria hasta hace pocas décadas (todavía es posible escuchar, en otras islas del archipiélago y en la propia Gran Canaria, a personas de edad avanzada que lo usan).

 

Asimismo, también se usa el calificativo coloquial de canarión o canariona​ para referirse a los habitantes de la isla.

Gentilicio de La Gomera

Existen teorías inverosímiles acerca de la procedencia del nombre Gomera, como la que señala el origen bíblico de un nieto de Noé (Gomer). Sin embargo, lo más probable es que provenga de las tribus bereberes (arabizadas en la actualidad) de Gomara en el norte de Marruecos (España cuenta con un islote llamado Peñón de Vélez de La Gomera en dicha costa).

 

Es realmente curioso porque dichas tribus son totalmente agrícolas y no dominan la navegación, por lo que se cree que quizá fueron llevados a la isla por otro pueblo de navegantes. Sea como fuere, los habitantes de la isla son conocidos como gomeros.

Gentilicio de La Graciosa

No tiene mucho misterio el nombre de La Graciosa. En época prehispánica estuvo deshabitada, por lo que con posterioridad su aspecto desde la vecina isla de Lanzarote es agradable, amable, graciosa.

 

Esto mismo sucede en otras islas alrededor del mundo, como en el “cercano” archipiélago portugués de las Azores. Por extensión, los habitantes de la isla más pequeña del archipiélago son conocidos como gracioseros.

Gentilicio de La Palma

El nombre actual de La Palma (que era conocida como Benahoare por sus antiguos aborígenes, los benahoritas) fue probablemente puesto por los viajeros y navegantes castellanos, portugueses, mallorquines y genoveses que merodearon por el archipiélago. No obstante, y aunque pudiera creerse que su nombre provenga de las palmeras o palmas de la isla, su origen es más sencillo.

 

Lo más probable es que los navegantes mallorquines la bautizaran en honor a la capital de Mallorca, ya que La Palma no es la isla donde abundan más las palmeras, en cuyo caso hubiera sido denominada Las Palmas, como era costumbre en la época. Por ende, sus habitantes son conocidos como palmeros.

Gentilicio de Lanzarote

Lanzarote tiene, probablemente, el nombre más claro y aceptado de toda Canarias. Proviene del navegante genovés Lanceloto Malocello, que fue uno de los primeros en visitarla. Por deformación fue evolucionando haste el término actual y de este deriva el nombre de sus habitantes: lanzaroteños.

 

No obstante, coloquialmente se conoce a estos isleños como conejeros, debido a que en la antigüedad comerciaban con pieles de conejo.

Gentilicio de Tenerife

En épocas romanas la isla de Tenerife era conocida como Nivaria por sus cumbres nevadas. Curiosamente, el nombre que le daban los guanches (los aborígenes de Tenerife) no sobrevivió: Achinet.

 

Así, se cree que el nombre actual de la isla fue dado por los antiguos aborígenes de la vecina isla de La Palma, que literalmente la denominaban Tener (blanca) + ife (montaña). De este modo, los actuales habitantes son conocidos como tinerfeños.

 

Ahora bien, coloquialmente se les conoce como chicharreros debido a que los pescadores de la capital (Santa Cruz de Tenerife) capturaban una especie local, los chicharros.

 

Erróneamente, este vocablo se ha extendido para denominar a los habitantes de toda la isla.

Gentilicios canarios, la historia ante nuestros ojos

Como habrás podido ver, los gentilicios de Canarias tienen una procedencia muy variada que da fe de la rica y larga historia del archipiélago.

¿Te gusta este artículo? Compártelo