Ruta del Barranco de Azuaje

El Barranco de Azuaje es uno de los mejores lugares para hacer rutas de senderismo en Gran Canaria. De hecho, es la viva prueba de que esta isla es un auténtico continente en miniatura, donde puedes recorrer paisajes áridos en el sur o visitar refugios selváticos en el norte como este.

 

En efecto, este paraíso es símbolo de un pasado que estaba totalmente cubierto por la frondosa Selva de Doramas, una gran zona boscosa de laurisilva que cubría el norte de Gran Canaria y que en la actualidad podemos observar aquí y en escasos sitios como Los Tilos de Moya.

 

El origen del nombre de este majestuoso barranco radica en el apellido de Francisco de Azuaje, antiguo regidor, industrial azucarero del barranco de Guadalupe. Este espectacular barranco nace en la cumbre a unos 1.600 metros de altitud en la parte alta del municipio de Valleseco, exactamente en la Degollada de Las Palomas.

 

Allí recibe el nombre de Barranco de Crespo, luego pasa a denominarse de La Virgen, luego de Las Madres, posteriormente de Guadalupe y finalmente toma el nombre de Azuaje hasta su desembocadura en el mar en la localidad de San Andrés, en el litoral de Arucas.

Sendero del Barranco de Azuaje en Gran Canaria

sendero barranco de azuaje

El encajonado cauce de este barranco es una de las mejores opciones para que senderistas y aficionados de todos los niveles den rienda suelta a su pasión a lo largo de una ruta sencilla y completa que puede incluso realizarse con niños.

 

La verticalidad de las paredes de Azuaje le hacen ser el barranco más profundo del norte, con un perfil en V. Además, cuenta con un caudal de agua permanente, que es muy evidente, en algunos tramos de su trayectoria. Esto le confiere una extraordinaria riqueza biológica, por lo que su visita está más que justificada.

 

Como el barranco tiene una larga extensión (como hemos dicho, va desde la cumbre a la costa norte de Gran Canaria), nos centraremos en una ruta corta apta para todos los públicos y, sobre todo, para hacer con niños.

 

Esta ruta de senderismo circular comienza en la intersección del barranco con la carretera GC-350, donde se empieza la ruta ascendiendo el barranco. Dejaremos a nuestra derecha una zona de aparcamiento y, al continuar caminando, a la izquierda aparecerá majestuosamente el Balneario de Azuaje, del que hablaremos más adelante.

 

En esta sencilla ruta de tan solo unos 3,2 km de recorrido total nos acompañarán tramos de un pequeño caudal con un paisaje frondoso espectacular que hace las delicias de todos los caminantes.

 

El ascenso finalizará cuando lleguemos a una zona de rocas grandes con unas cuerdas por las que habrá que subir si se quisiera llegar todavía más allá. No obstante, nosotros nos daremos media vuelta y volveremos por el camino recorrido hasta el punto de partida.

Datos técnicos de la ruta

perfil ruta barranco de azuaje
  • Dificultad: fácil
  • Distancia: 3,2 kilómetros
  • Duración: 42 minutos

Cómo llegar al Barranco de Azuaje

ruta barranco de azuaje

La forma más sencilla de llegar al punto de comienzo de nuestra ruta es por el norte, donde tendremos que recorrer la autopista GC-2 y tomar la salida 15 y seguir las señales en dirección a Moya.

 

Enlazaremos con la carretera GC-75 hasta llegar a un cruce donde habrá que girar a la izquierda cuando veamos la señal (Buen Lugar, Firgas, Arucas) y conectar con la GC-350 hasta llegar al barranco y girar a la derecha por una estrecha carretera donde podemos entrar y, al transcurrir unos 100 metros llegar al pequeño aparcamiento.

Reserva Natural Especial de Azuaje

reserva natural especial azuaje

El área del barranco “aguas arriba del Balneario” forma la Reserva Natural Especial de Azuaje, así que goza de una protección legislativa importante. Además, es Zona de Especial Conservación (ES7010004 Azuaje) de la Red Natura 2000.

Características

Esta pequeña reserva de una superficie de 61,1 hectáreas ubicada entre los municipios de Firgas y Moya se concentra en 5 kilómetros de barranco, abierto al norte y profundamente excavado en materiales basálticos recientes.

 

Se ha ido rellenando lentamente por el depósito de materiales aluviales derivados de su propia función. A posteriori, estos han sido incididos, lo que ha dado lugar al cauce actual del barranco.

 

Esta continua acción de desgaste y relleno de materiales ha provocado un paisaje muy particular, con barrancos profundos y laderas fuertemente inclinadas y elevadas, que llegan en algunos puntos los 200 metros de altura.

 

No se conocen en la zona grandes aprovechamientos, pero sí que en la parte norte de la reserva hay pequeños bancales, testigos de usos agrícolas poco importantes. Asimismo, existen en el interior del barranco múltiples nacientes de agua y también resultan de gran interés los abundantes restos de fósiles que aparecen en distintos lugares de las laderas.

Flora

flora barranco de azuaje

Respecto a la vegetación del Barranco de Azuaje, en este destaca un hábitat acuático, con especies de agua dulce producto del pequeño curso de agua permanente que discurre en el mismo.

 

Además, es importante la flora rupícola en las escarpadas laderas, junto con muestras de laurisilva. Algunas de estas especies se encuentran amenazadas, como el sauco (Sambucus palmensis), que tienen aquí las únicas poblaciones conocidas en Gran Canaria.

 

En sus escarpes se refugian rarezas botánicas al borde de la extinción, como la rejalgadera (Solanum vespertilio ssp. doramae), la cresta de gallo (Isoplexis chalcantha) exclusiva de algunos de los relictos de monteverde de Gran Canaria, y dos especies endémicas de las islas de Tenerife y Gran Canaria: el delfino (Pleiomeris canariensis) y el trébol de risco (Dorycnium broussonetti).

 

También recoge huellas de plantas impresas sobre tobas calcáreas desde hace unos 500.000 años, en el Pleistoceno Medio. Las más llamativas corresponden a hojas de drago (Dracaena draco).

Fauna

fauna barranco de azuaje

En cuanto a los animales, estos están representados principalmente por un mamífero, la musaraña de Osorio (Crocidura Osorio), originaria del sur de la península Ibérica que llegó a la isla a través de los puertos. También destacan las rapaces nocturnas como el búho chico (Asio otus canariensis).

 

Se trata también de una zona de introducción de la paloma rabiche (Collumba junoniae), una especie endémica de laurisilva extinta en Gran Canaria a principios del siglo XX, en el marco del proyecto Life + Rabiche del Barranco de Azuaje.

Balneario de Azuaje

La naturaleza volcánica de Gran Canaria ha causado el nacimiento de manantiales de aguas con propiedades mineromedicinales con contenidos variados como hierro, silicatos, gas carbónico, hidrosulfúrico...

 

Esto provocó  que a finales del siglo XIX, cuando el desarrollo del capitalismo industrial popularizó los balnearios de aguas medicinales entre las clases acomodadas europeas, llegaran los primeros turistas a Gran Canaria para probar las propiedades curativas en los nuevos balnearios que estaban rodeados de una naturaleza extraordinaria.

 

Así, el Hotel-Balneario de Azuaje se inauguró en 1868, generando una oferta alojativa de fondas ocupadas por bañistas que acudían a este lugar privilegiado para la salud. Además, los isleños solían acudir aquí, especialmente para celebrar la luna de miel.

 

Lamentablemente, el balneario se cerró hacia 1938 por razones sanitarias y las circunstancias negativas de las contiendas bélicas. Aún así, se siguieron celebrando bailes hasta que la enorme riada causada por el temporal de octubre de 1955, destrozó los baños y el entorno se fue deteriorando.

Mirador de Azuaje

Desde el Mirador de Azuaje se puede contemplar todo el esplendor de este barranco del mismo nombre desde su inicio en la cumbre hasta su desembocadura en el litoral. Está ubicado en Buen Lugar, una pequeña localidad a pocos minutos al norte de Firgas.

Fuentes sobre el Barranco de Azuaje

¿Te gusta este artículo? Compártelo